septiembre 28, 2016

La II Cumbre Nacional Mujeres y Paz en Bogotá destaca la participación de las mujeres colombianas en la construcción de la paz

Foto: ONU Mujeres Colombia



La II Cumbre Nacional Mujeres y Paz en Bogotá, Colombia, del 19 al 21 de septiembre, ha convocado a cerca de 500 mujeres para subrayar la importancia de la participación de las mujeres en la refrendación, verificación e implementación de los mecanismos del “Acuerdo general para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera en Colombia” –el acuerdo de paz firmado entre el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Durante los tres días de cumbre, las participantes analizarán los acuerdos de paz desde una perspectiva de género y debatirán sobre cómo mitigar los retos específicos para las mujeres, como la baja representación en los espacios de toma de decisiones, las condiciones para una participación paritaria de las mujeres en los programas de restitución de tierras, de verdad, justicia y reparación, así como en el proceso de abandono de armas y reintegración, y la garantía de justicia para las víctimas de violencia sexual y otras formas de violencia hacia las mujeres. Las participantes también presentarán sus propuestas para una participación efectiva de las mujeres en la construcción de la paz en la etapa posterior al acuerdo.

Expertas y expertos internacionales como Mónica McWilliams (Irlanda), Morena Herrera (El Salvador) y Myriam Ferrer (Filipinas) también participarán en la cumbre y compartirán sus experiencias en la construcción de la paz en sus países. La cumbre finalizará el 21 de septiembre, Día Internacional de la Paz, con el lanzamiento del “Manifiesto de las mujeres por un país en paz”.

Foto: ONU Mujeres Colombia

La II Cumbre Nacional Mujeres y Paz está teniendo lugar en un momento crítico, puesto que Colombia se prepara para un plebiscito el 2 de octubre para refrendar el acuerdo final de paz. La cumbre ha sido organizada por nueve organizaciones y redes de mujeres: Asociación Nacional de Mujeres Campesinas, Negras e Indígenas de Colombia (ANMUCIC), Alianza Iniciativa de Mujeres Colombianas por la Paz (IMP), Casa de la Mujer, Coalición 1325 Colombia, Colectivo de Pensamiento y Acción Mujeres, Paz y Seguridad, Conferencia Nacional de Organizaciones Afrocolombianas (CNOA), Mujeres por la Paz, Red Nacional de Mujeres y Ruta Pacífica de las Mujeres. El evento cuenta con el apoyo del Sistema de Naciones Unidas en Colombia, con el liderazgo de ONU Mujeres, de las Embajadas de Noruega, Suecia, Suiza y Reino Unido, y de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional de los Estados Unidos - USAID, el Instituto Holandés para la Democracia Multipartidaria (NIMD), la Unión Europea y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

Foto: ONU Mujeres Colombia

La cumbre se basa en las recomendaciones y colaboraciones desarrolladas en la I Cumbre Nacional Mujeres y Paz que tuvo lugar en octubre de 2013 y que contribuyó en la creación de una Subcomisión de género en La Habana. ONU Mujeres ha apoyado el trabajo de las organizaciones de mujeres colombianas en todo el proceso de paz, desde la organización de la I Cumbre Nacional Mujeres y Paz hasta facilitar la participación de un 60 por ciento de mujeres en las conversaciones de paz en La Habana y respaldar el trabajo de la Subcomisión para integrar la perspectiva de las mujeres en todas las áreas relevantes del acuerdo final.

Fuente: Onumujeres

Guía de asistencia técnica para la producción y el uso de indicadores de género

Esta Guía de asistencia técnica para la producción y el uso de indicadores de género es el resultado de un trabajo interinstitucional en el que participaron los puntos focales de género de diversas agencias y organismos de Naciones Unidas. Todas las expertas y todos los expertos le dedicaron tiempo y esfuerzo a un proyecto común donde cada institución contribuyó a través de sus especialistas en un taller de cuatro días realizado en Santiago de Chile en octubre de 2002. Además, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA); contribuyó con recursos para la revisión editorial y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL); se encargó de la coordinación, supervisión y publicación.

La Guía responde a la preocupación reiterada de los gobiernos de la región, particularmente desde los mecanismos nacionales para el adelanto de la mujer y las organizaciones de mujeres de la sociedad civil, de contar con un instrumento que facilite el diálogo entre usuarios y productores de estadísticas y reúna de manera sistemática los indicadores disponibles y de posible cálculo. Se requería además que estos indicadores estén dotados de un marco analítico adecuado al análisis de género, que facilite el acceso a las fuentes de información ya existentes y que sirva de sustento al cumplimiento de los compromisos de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer en materia de mejoramiento de los procesos de recolección, procesamiento, uso y difusión de estadísticas con perspectiva de género.

La guía incluye indicadores generalmente aceptados por los organismos del sistema de las Naciones Unidas pero añade otros que no son parte de este consenso, ya sea porque implican un debate conceptual y metodológico adicional, porque no existen fuentes en todos los países o simplemente por omisión. Este esfuerzo por proponer indicadores complementarios elaborados desde una perspectiva de género está acompañado de reflexiones sobre temas relevantes como la jefatura de hogar, el índice de feminidad, la tasa de actividad doméstica, los ingresos propios de las mujeres y su autonomía económica, la tasa de fecundidad no deseada, el impacto del aborto en la mortalidad materna, el peso del trabajo doméstico no remunerado y otros que figuran en los diferentes capítulos.
La Guía consta de una parte introductoria sobre la producción y el uso de los indicadores de género y siete capítulos temáticos sobre población, familia y hogares, educación, salud, trabajo y economía, participación política y violencia contra la mujer. Cada capítulo temático se inicia con una referencia a los compromisos internacionales que dan el marco jurídico y normativo a la elaboración y uso de estadísticas de género. También se hace referencia a recomendaciones de expertos y expertas acumuladas a lo largo de los últimos años. En segundo lugar, se abordan los aspectos conceptuales que permiten entender el alcance de los indicadores presentados en la tercera parte. Estos han sido clasificados temáticamente y como toda clasificación es convencional y susceptible de modificación. Muchos indicadores son útiles para el análisis y las políticas de varios sectores, por lo que es necesario ver esta clasificación de manera sistémica e integrada. Por ejemplo, en el caso de los indicadores de familia que son relevantes para intentar la inserción de las mujeres en el mercado laboral, o de los indicadores sobre segmentación laboral, que se reflejan en la sobre representación de mujeres en algunos servicios como salud y educación.

La presentación de los indicadores incluye su cálculo y las posibles desagregaciones, las fuentes donde se puede calcular, así como las observaciones más relevantes para su uso. Al final de cada capítulo se encuentra una bibliografía básica.

septiembre 27, 2016

Ecuador comienza debate del proyecto de ley de parto humanizado

descarga-6
*La iniciativa incluye derechos de la madre y del bebé

La violencia obstétrica es un tema bastante “reciente” en el panorama de la lucha por los derechos de las mujeres en Ecuador, donde este 20 de septiembre se realizó el primer debate de la Ley de Parto Humanizado, que busca garantizar los derechos durante todo el proceso biológico: desde la planificación de la maternidad hasta el postparto.

Precisamente en 2014 se incluyó por primera vez este indicador en el informe a la CEDAW (Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, por sus siglas en inglés), elaborado por las integrantes de la Coalición de Mujeres del país andino.
Esa organización es una de las principales impulsoras, junto con la asociación El Parto es Nuestro (EPEN), del proyecto para establecer una ley de parto humanizado que incluye no sólo los derechos de las mujeres, sino de los recién nacidos.

“Es más que un tema solo de mujeres, abarca al ciento por ciento de la población”, destacó en entrevista a SEMlac María Moreno, socia fundadora de EPEN, quien señaló que ese es un tema que en esta segunda versión aún no se recoge.

Moreno, activista por los derechos femeninos, precisó además que están pendientes de incorporación al proyecto de ley de otras cuestiones importantes como la posibilidad de que sea aplicable a todo el sistema de salud en el país, y no sólo en instituciones públicas, así como estandarizar una línea de denuncia en caso de malas prácticas, el papel de las parteras y “doulas” (asistentes sin titulación oficial que proporciona apoyo físico y emocional a las mujeres durante el embarazo, el parto y el posparto), la posibilidad de que accedan a los centros de salud, y la continua actualización de los profesionales de la salud.

Los derechos de madres y padres durante períodos de hospitalización de sus hijos y un capítulo que establezca la correcta divulgación de este instrumento jurídico aún son pendientes del proyecto.

“Es importante que se genere el debate y la población sepa de esta forma de violencia y cómo evitarla”, recalcó Moreno, quien insistió en la necesidad de contar con esta Ley de Parto Humanizado y que, además, forme parte del Código Orgánico de Salud, como complemento de protección de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

Previo a este debate del proyecto, en el mes de abril de este año se realizó un foro en la Asamblea Nacional para analizar y aportar en la construcción de la ley. Al encuentro asistieron unas 500 personas, entre académicos e investigadores del tema, activistas, representantes de organizaciones que luchan por los derechos femeninos, personal de salud, de la OMS, y la Red de Parteras, entre otros.

Esta iniciativa, presentada a la Asamblea por su presidenta Gabriela Rivadeneira, fue motivada inicialmente por el elevado número de cesáreas que se practican en el país -41 por ciento en el sector público y más del 70 por ciento en el privado, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda entre un 10 y 15 por ciento-, por lo que en su contenido se incluye también cómo lidiar con la cesárea respetada.

La propuesta de Ley de Parto Humanizado que actualmente se debate en Ecuador recoge elementos de propuestas previas con miradas sesgadas, pues hay que ver el tema desde la misma planificación de la maternidad, enfatizó María Moreno. Por un lado, la propuesta de la propia Rivadeneira, enfocada esencialmente en la reducción de cesáreas, y otra de la asambleísta Lourdes Tibán, centrada en la práctica intercultural del parto acompañado.

Un enfoque integral permitirá garantizar los derechos de madres e hijos y eliminar una de las formas de violencia hacia las mujeres más invisibilizadas, pues “nada justifica las tasas que tiene el país”.



Por Karina Escalona
Fuente: SemMéxico/SEMlac, Quito, Ecuador

Comunicado de Prensa, Casa de la Mujer Colombia. Hoy es el día de la más alegre de las despedidas: la despedida de la guerra.


Nos unimos a la fiesta más importante del último siglo en Colombia con la alegría de haber sido, junto con otras mujeres en Colombia, sujetos políticos de este proceso desde hace más de 30 años. Este día deseado y especialmente labrado por las manos, la palabra y el trabajo de jóvenes, mujeres y hombres de distintas generaciones ha llegado.

La Casa de la Mujer felicita y celebra la firma del Acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera” en Cartagena. Hemos ganado ético y políticamente porque hemos cambiado las balas por la palabra, la eliminación del contradictor por el reconocimiento de él, la confrontación por el diálogo.

Con una gran alegría, acogemos y cobijamos el compromiso que nos ha vinculado siempre a la paz y las responsabilidades que como mujeres, tendremos frente a la construcción de la paz.

Esta es la oportunidad para seguir trabajando por un país en paz con justicia social. Trabajaremos por la convivencia democrática en el espacio público y el espacio privado, por la inclusión, por el acceso a la tierra y la distribución justa de la riqueza, los recursos, los servicios y las oportunidades. Trabajaremos porque todas las mujeres seamos pactantes de lo acordado, nos proponemos así continuar radicalizando la democracia.

Por una democracia radical, hacemos un llamado urgente al Ejército de Liberación Nacional para que se siente en la mesa de diálogo. Urgimos al Estado colombiano a que fortalezca su lucha frente al paramilitarismo, que también debe desarmarse.

Llamamos a las partes a cumplir lo acordado y al gobierno nacional para que fortalezca no solo su presencia en los municipios directos y los aledaños con zonas veredales transitorias y campamentos.

El despedirnos de las armas implica darle un lugar a la educación, a la salud, a la cultura, al deporte y la recreación, y a los mecanismos alternativos de justicia en aquellas zonas más afectadas por la violencia y el despotismo del poder.

Felicitamos a todas y todos las colombianas y los colombianos por demostrar a nuestras generaciones y a un mundo afectado gravemente por la creciente hegemonía de la violencia pública y privada, que el gran valor de la existencia reposa en la rica complejidad del ser humano y su inmensurable capacidad para demostrar que la violencia no es un destino, mientras que la paz sí un derecho de todas las sociedades.

Reconocemos y valoramos el trabajo juicioso que durante cuatro años llevaron a cabo la delegación del gobierno colombiano y las FARC-EP, y la voluntad política de ambas partes para superar las dificultades que se presentaron en la Mesa de Conversaciones.

Agradecemos a los gobiernos de Cuba, Noruega, Venezuela y Chile sus gestiones y el acompañamiento brindado a la Mesa de Negociaciones, y el apoyo de la comunidad internacional representada en el Sistema de Naciones Unidas, Unión Europea, Estados Unidos, Suiza y Suecia.

Y nuestro agradecimiento y reconocimiento a las víctimas, a las organizaciones sociales, y los hombres y mujeres que apoyaron sin descanso la Mesa de Diálogo. 


Casa de la Mujer
Tel. 2218785, Bogotá

septiembre 26, 2016

5.º Aniversário do Centro de Cultura e Intervenção Feminista (CCIF/UMAR) | QUI, 29 SET 18h00

Na próxima 5.ª feira, 29 de Setembro, o Centro de Cultura e Intervenção Feminista (CCIF/UMAR) faz 5 anos!


Desde Setembro de 2011, imensas, variadas e participadas actividades culturais e de intervenção, juntaram associadas, amigas/os, activistas, académicas/os e demais pessoas de vários quadrantes, de Portugal e do estrangeiro em torno dos feminismos. 

Foram 5 anos de partilhas e de descobertas feitas em conjunto, a grande maioria de acesso livre, abertas a toda a população.

Vamos comemorar este 5.º aniversário, com um convívio onde também será apresentada a colecção bibliográfica infanto-juvenil feminista e inclusiva do Centro de Documentação da UMAR, prova de uma das prioridades da nossa associação feminista: a igualdade e a desconstrução de estereótipos de género na educação.


Entrada livre!

Saudações feministas da UMAR


--

UMAR -  União de Mulheres Alternativa e Resposta
Braga | Porto | Viseu | Coimbra | Lisboa | Almada | Funchal