enero 20, 2017

Lisa Randall, la astrofísica heredera de Stephen Hawking, publica "La materia oscura y los dinosaurios"

La astrofísica neoyorquina, 54 años, en la azotea del Hotel Alma de Barcelona. Paola de Grenet

La astrofísica norteamericana Lisa Randall es considerada la heredera de Stephen Hawking. Eminencia en el estudio de la materia oscura, en su último libro explica que ésta podría haber sido la responsable del cataclismo que acabó con las tres cuartas partes de las especies hace 66 millones de años. Su forma de escribir -y de hablar- es la antítesis del científico convencional: "La materia oscura se comporta como Darth Vader", afirma.

De entre los grandes enigmas del universo, la materia oscura es el que más inquieta a los científicos. "Porque no se puede ver ni medir, pero está por todas partes", asevera Lisa Randall (Nueva York, 18 de junio de 1962). La astrofísica estadounidense no sólo se atreve a teorizar sobre este singular fenómeno cosmológico, sino que además ha escrito un libro en el que plantea una fascinante hipótesis, según la cual la materia oscura podría guardar relación con la extinción de los dinosaurios hace 66 millones de años.

Más que un ensayo científico en clave de divulgación, 'La materia oscura y los dinosaurios' (Ed. Acantilado) es un manual de iniciación en el noble arte de la observación. "El universo contiene infinidad de elementos que nunca hemos visto y que probablemente nunca llegaremos a ver, pero no por ello han de escapar a nuestro conocimiento", asevera la autora de 54 años durante su encuentro en Barcelona con Fuera de Serie. "Para ver las cosas hay que mirar, pero sobre todo hay que saber cómo mirar".

En su libro, Randall compara la materia oscura (detectada por primera vez en 1933 por el físico suizo Fritz Zwicky) con las estrellas de Hollywood. "Uno intuye que andan por ahí, pero sabe que las probabilidades de cruzarse con una de ellas en el ascensor son más bien escasas". Pero ¿qué hace que la materia oscura sea tan escurridiza a los sentidos? "No podemos percibirla porque no emite luz ni tampoco radiación electromagnética. Sólo actúa con la materia ordinaria a través de la gravedad... Y es por eso que sabemos que existe".

La relevancia de su libro no radica tanto en la posibilidad científica, en sí misma sorprendente, de que la materia oscura desempeñara un papel protagonista en la extinción masiva del Cretácico-Paleógeno que acabó con la vida de tres cuartas partes de las especies del planeta, sino en el trasfondo filosófico de su planteamiento. Randall sostiene que el universo es una entidad única con todos sus componentes interconectados, o dicho con otras palabras: que todo cuanto acontece tiene efectos insospechados más allá del alcance de nuestros sentidos.

Para la investigadora y su equipo de colaboradores, un disco de materia oscura (que constituye nada menos que el 85% de la materia que forma el universo) habría podido desviar la órbita del cometa responsable del cataclismo y permitido así que vagara libremente por la Vía Láctea en dirección a la Tierra. Además, en su libro Randall explica con un lenguaje sencillo y directo, lleno de alusiones a la vida cotidiana, la evolución del universo desde la gran explosión del Big Bang, hace 13.800 millones de años, hasta su estado actual.

¿No cree que, para los no iniciados en astrofísica y cosmología, la materia oscura pueda tener connotaciones negativas?[Risas] Desde luego no es un homenaje velado a las fuerzas oscuras de 'La guerra de las galaxias', pero la reputación, ya sea buena o mala, de este tipo de materia aún no ha sido refrendada por la ciencia. Hay algo desconcertante en todo lo que no podemos ver y, en ese sentido, la materia oscura se comporta como Darth Vader, puesto que su invisibilidad le sirve al mismo tiempo de escudo. No emite ni refleja luz, por lo que todo lo que en ella sucede es un misterio para nosotros.En su libro plantea la posibilidad de que la materia oscura tuviera sus propios átomos e incluso, y esto es lo más fascinante, su propia "luz oscura". ¿Cómo podría afectar esto a nuestra concepción del universo?Sabemos que la materia oscura existe, porque sin ella no se podrían formar las galaxias y hemos sido capaces de detectar su influencia gravitatoria: en las curvas de rotación de las galaxias, en su velocidad de dispersión y en la formación de ciertas estructuras en el universo. Los avances en este campo podrían tener consecuencias importantes en los procesos básicos que intervienen en el sistema solar y la Tierra. De confirmarse la existencia de partículas oscuras estaríamos ante un nuevo paradigma científico.De sus reflexiones se desprende una verdad incómoda: cuanto más creemos saber del universo menos entendemos sobre nuestra propia naturaleza. ¿Habrá algún día respuesta a nuestras preguntas?La ciencia ha avanzado de manera espectacular en las últimas décadas, me atrevería a decir que mucho más que en cualquier otro momento de la historia. Hemos respondido a preguntas fundamentales que demuestran el carácter singular, minúsculo y fortuito de la vida en la Tierra. Pero cada respuesta genera nuevas preguntas. Tras toda una vida dedicada a la física de partículas, la materia oscura me ha enseñado a mirar al universo de otra manera. Ahora sé que todo está interconectado, y no en el sentido new age de las energías, sino de acuerdo a los rigores de la ciencia.

A través de esa interconectividad del universo alguien puede atribuir a la materia oscura un "sentido oculto". ¿Somos producto del azar o el resultado de un plan perfectamente diseñado?Creo que ninguna de las dos cosas. Las condiciones iniciales del universo fueron probablemente aleatorias. Sin embargo, las leyes de la Física se encargaron de establecer un orden en todo lo que sucedió a continuación. Si lo que me pregunta es si hay cabida para la religión en mis investigaciones, le diré que no siento la necesidad de atribuir un propósito a los fenómenos que estudio. Ahora bien, mentiría si no reconociera haber experimentado ciertas emociones, muy parecidas a las religiosas, cuando he conseguido encajar alguna pieza delpuzzle.Lo que les sucedió a los dinosaurios podría pasarnos también a nosotros en el futuro. ¿Estamos preparados para la visita del próximo gran meteoroide?La Tierra recibe constantemente impactos de meteoroides, eso sí, de pequeño tamaño. Lo que nos preocupa a los científicos son los meteoroides extremadamente grandes que superan el kilómetro de diámetro. Esto viene a suceder una vez cada 30 millones de años. Lo que quiere decir que aún disponemos de varios millones de años para prepararnos...Su libro está lleno de guiños didácticos a la cultura popular, sin incurrir en el género "dummy". ¿Qué lector tiene en mente cuando escribe sus ensayos divulgativos?Escribo para ser comprendida por el mayor número posible de personas. Por eso me alegro de no tener un lector tipo. Más allá de la preparación académica, de la edad o del sexo, me gusta pensar que mis lectores tienen una sola cosa en común: la curiosidad. Algunos colegas científicos se sorprenden al leer mis ensayos porque no me reconocen en ellos. Al parecer, soy mucho más seria al natural que por escrito. Lo importante, en cualquier caso, es que tras la última página los lectores puedan seguir haciéndose preguntas.

El físico holandés Erik Verlinde se ha atrevido a cuestionar la teoría de la relatividad de Einstein. Y hace poco, en Hungría, un equipo de científicos hablaba de una "quinta fuerza" de la naturaleza, hasta ahora desconocida. ¿Cuál cree que será el gran avance teórico de la ciencia de este siglo?Es una pregunta muy difícil de responder, pues hay muchas líneas de investigación abiertas en diferentes campos, pero sospecho que en los próximos años los resultados de las investigaciones en torno a la materia oscura supondrán un gran paso evolutivo para la ciencia.El astrofísico norteamericano Seth Shostak, del Instituto SETI, asegura que encontraremos a E.T. en las próximas décadas. ¿Cree usted que los extraterrestres están al llegar?Creo que es bastante probable que haya vida más allá de la Tierra, pero no estoy tan segura de que sea inteligente. En cualquier caso, soy bastante más pesimista que Shostak en lo que se refiere a un posible encuentro entre civilizaciones. El universo es demasiado grande.

Lisa Randall, hoy prestigiosa catedrática de Física de la Universidad de Harvard, creció como niña prodigio en el neoyorquino barrio de Queens. "Me gusta pensar que fue el exceso de asfalto lo que terminó estimulando mi imaginación", bromea Randall, que se confiesa admiradora de la recientemente desaparecida Vera Rubin. "Es una lástima que sólo dos mujeres hayan ganado el Nobel de Física, frente a los 201 hombres premiados con este galardón". Su inquebrantable curiosidad la llevó a ganar con 18 años el primer premio de talentos científicos de Westinghouse y, desde entonces, se ha dedicado al estudio de las partículas elementales, además de a ensanchar los límites del horizonte de la física moderna con una serie de teorías.

Tan revolucionarias como la que sugiere la existencia de dimensiones ocultas en el cortinaje espacio-temporal del universo. "Según los resultados de una investigación que llevé a cabo con el físico Raman Sundrum, podríamos estar viviendo en un sumidero 3D dentro de un universo de dimensiones infinitamente superiores", aclara la científica. Aquella idea no sólo llamó la atención del mismísimo Stephen Hawkingy elevó su primer libro, 'Warped Passages' (2005), a la categoría de bestseller, sino que también le abrió las puertas del Centro Pompidou de París y del Teatro del Liceode Barcelona.

Allí se estrenó en 2009 'Hypermusic Prologue', una "ópera proyectiva en siete planos"del compositor catalán Hèctor Parra. En aquella ocasión, Lisa Randall abandonó provisionalmente los laboratorios para escribir el libreto, que cuenta la historia de una compositora y científica que se debate entre el amor por su compañero y su insaciable necesidad de conocimiento. Tras una fuerte discusión, la protagonista de la ópera decide emprender un peligroso viaje a la deformada quinta dimensión del modelo Randall-Sundru. "Fue una experiencia maravillosa", recuerda. "Después de escribir 'Warped Passages', recibí cientos de cartas y correos electrónicos. Algunos muy interesantes, pero ninguno tan intrigante como el mensaje de Hèctor Parra", que entonces se desempeñaba como compositor en residencia de investigación en elIRCAM de París. "No sólo había leído y asimilado las teorías de mi libro, sino que me proponía escribir el libreto de una ópera. Quería que mis conocimientos científicos permitieran crear una quinta dimensión espacio-temporal sin desatender los aspectos más humanos de los personajes".

No era necesario entender la teoría de la relatividad de Einstein para disfrutar de las funciones de 'Hypermusic Prologue', como tampoco hace falta un doctorado en Astrofísica para dejarse cautivar por la magia de 'La materia oscura y los dinosaurios'. Si, como decía Newton, los científicos son enanos a hombros de gigantes, el libro de Lisa Randall aúpa a los lectores a lo más alto de la tapia y demuestra, una vez más, que el único sentido capaz de percibir la inmensidad del universo es el de la imaginación.

Por Benjamín G.Rosado @BenjaminGRosado
Fuente: Expansión

Orquesta femenina afgana tocará ante dirigentes mundiales


Imagen retomada del portal de noticias Prensa Latina

La primera orquesta de música femenina de Afganistán tocará hoy y el viernes en la clausura del Foro de Davos, que reúne cada invierno en Suiza, a unos tres mil dirigentes mundiales, divulgó hoy Khaama Press.

Zohra, compuesta por 35 jóvenes de entre 13 y 20 años de edad, son mujeres en su mayoría de origen humilde, que se presentarán por primera vez en el extranjero e interpretarán sinfonías de los clásicos afganos.

A la batuta estará Negina Khpalwak, también la primera directora mujer del país, quien se convirtió en un símbolo para las afganas.

El fundador de la orquesta, Ahmad Sarmast, fue víctima recientemente de un atentado, pues Zohra (Venus en idioma farsi) representa un desafío para una sociedad patriarcal donde la música y la visibilidad femenina son temas controvertidos.

La banda se constituyó con la ayuda del Banco Mundial y de donantes extranjeros y según Sarmast, es probablemente la primera orquesta femenina de música clásica en el mundo musulmán.

Según la Oficina Nacional de Estadísticas de Afganistán, en 2016, sólo 36 por ciento de las afganas menores de 25 años estaban escolarizadas.


Por: Cimacnoticias/PL

enero 19, 2017

Cuando ellas manejan la cámara: 10 directoras de foto que deberías conocer



The Neon Demon es una de las películas más comentadas del año, la que mayores adhesiones o rechazos ha provocado en el circuito del cine de autor. Pero en toda la corriente crítica que ha generado el nuevo filme de Nicolas Winding-Refn hay un aspecto en que detractores y acérrimos están de acuerdo: las imágenes de la película son fascinantes e hipnóticas. El cautivador poder de seducción de la cinta es obra del propio Winding-Refn, pero el danés no habría conseguido esos resultados sin el trabajo de la directora de fotografía Natasha Braier, la verdadera responsable de esa pátina que da lustre a la historia de Jesse (Elle Fanning) y sus peripecias en el inquietante mundo de la moda.

La fotografía cinematográfica es uno de los campos que se tratan en el master de cine digital que tendrá lugar en Aula Temática, de forma presencial, el 17 de febrero de 2017. Una gran oportunidad para aprender de la mano de profesionales con experiencia a crear las imágenes más impactantes del cine del futuro.

Si el número de mujeres directoras de cine en Hollywood llama la atención por ser exiguo, tal y como se ponía de relieve en el reportaje de Andrea G. Bermejo Ellas también cuentan, el de profesionales de la fotografía cinematográfica es aún más escandaloso. Las cifras, también recopiladas por Stephen Follows, indican que de 2000 taquillazos estudiados del período 1994-2013, sólo un 1,8 por ciento contaban con una directora de fotografía; un porcentaje que se amplía a todo el ámbito técnico en esa muestra estudiada, según afirma Follows.

No hace falta acudir a informes estadísticos para darnos cuenta de que la dirección de fotografía aún hoy es un espacio de difícil acceso para las mujeres, tan sólo hay que entrar en las publicaciones estadounidenses que hacen predicciones acerca de posibles nominados a los Oscar de la Academia para constatar que el grueso de profesionales de la dirección de fotografía que logran estar en los proyectos más rutilantes son hombres. En Awards Season encontramos, por ejemplo, sólo a una mujer entre los 20 posibles aspirantes a ser nominados en los Oscar 2017 (Charlotte Bruus Christensen, por su trabajo en Fences, el nuevo filme de Denzel Washington), mientras que en The Playlist no aparece ninguna.

En un reportaje de junio de 2016 de The New York Times, Rachel Morrison, responsable de la fotografía de las cintas indie Fruitvale Station o Dope, resumía la situación de las mujeres profesionales en la industria estadounidense de una manera clara y meridiana: “He tenido unas siete películas en el Festival de Sundance –una de ellas fue galardonada con el Gran Premio del Jurado–, y mientras que compañeros hombres con un currículum similar consiguen la llamada de teléfono [para filmar una gran producción de estudio], yo todavía no he recibido esa llamada de las grandes compañías”.

Con el objetivo de paliar esta situación y para dar a conocer el trabajo de las profesionales de la fotografía de cine en Estados Unidos, Autumn Eakin decidió poner en marcha el site Cinematographers XX, en el que ha recogido el trabajo de las profesionales activas hoy en el sector. “Necesitamos discutir el hecho de que hay pocas mujeres”, contaba Eakin en el reportaje de The New York Times, “pero es también importante defender a la compañeras que están trabajando.”

También fuera de Hollywood el número de mujeres que se dedican a la fotografía cinematográfica en películas es bajo. En Latinoamérica encontramos el trabajo de la uruguaya Bárbara Álvarez, (Whisky, de Juan Pablo Rebella y Pablo Stoll, La mujer sin cabeza, de Lucrecia Martel, o Una segunda madre, de Anna Muylaert), mientras que en nuestro país, veteranas como Isabel Ruiz, Nuria Roldós, Teresa Medina, Rita Noriega o Elisabeth Prandi están dejando paso a jóvenes como Gina Ferrer, responsable del corto Ausencias, de Nely Reguera, Gris Jordana(Pozoamargo, de Enrique Ruvero), o Neus Ollé, conocida por su labor con la imagen de Todos queremos lo mejor para ella, de Mar Coll.

En el documental Women Behind the Camera (2007), basado en el libro Shooting Women: Behind the Camera, Around the World, de Harriet Margolis, Alexis Krasilovsky y Julia Stein, da más pistas sobre datos e historia de mujeres en este ámbito de la industria, para aquellos que quieran profundizar en ello. Mientras, repasamos a continuación 10 directoras de cine que han marcado el cine de los últimos años.

Natasha Braier


The Neon Demon ha puesto en la palestra a la bonaerense Natasha Braier (1974), pero hace tiempo que su trabajo manejando la cámara lleva tiempo pisando fuerte en los principales festivales de cine. En su currículum encontramos largometrajes patrios como En la ciudad de Silvia (José Luis Guerín, 2007), latinoamericanos comoXXY (Lucía Puenzo, 2007) o La teta asustada (Claudia Llosa, 2009), británicos comoSomers Town (Shane Meadows, 2008) o australianos como The Rover (David Michôd, 2014). Para quienes quieran profundizar en cómo trabaja Braier, enFilmmaker Magazine publicaron hace dos semanas una extensa entrevista.

Agnès Godard


Dos momentos marcan la longeva carrera de esta reconocidísima directora de foto (1951): su encuentro en los años 80 con la cineasta Claire Denis, cuando ella trabajaba de asistente de Wim Wenders, y la película Sisters (2011), de Ursula Maier, cuando Godard se pasa al cine digital. Ha trabajado con Agnès Varda, André Techiné o Emanuele Crialese, entre otros, pero ha sido la colaboración con Denis su más fructífera relación creativa. Prueba de ello son las imágenes imborrables de Beau Travail (1999), Trouble Every Day (2001), L’intrus (2003) o Los canallas (2013).

Caroline Champetier


En 2014, la Cinemateca francesa realizó una retrospectiva del trabajo de esta directora de foto (1954) que es una leyenda vida del cine del país vecino. Ha trabajado con Xavier Beauvois, Claude Lanzmann, Margarethe Von Trotta, Léos Carax, Benoît Jacquot, Amos Gitaï, Barbet Schroeder, Nobuhiro Suwa, Jacques Doillon, André Techiné, Philippe Garrel o Jean-Luc Godard. Uno de sus últimos largometrajes, Las inocentes, de Anne Fontaine, llega a nuestras pantallas el 23 de diciembre.

Charlotte Bruus Christensen 


La carrera de esta profesional danesa (1978) despegó meteóricamente desde que trabajara con Thomas Vinterberg en La caza (2012). Su salto a Hollywood ha sido casi inmediato y hemos comprobado su talento en largometrajes tan dispares comoLejos del mundanal ruido (Vinterberg, 2015) o La chica del tren (Tate Taylor, 2016). Actualmente se encuentra en mitad de la producción de Molly’s Game (Aaron Sorkin, 2017) y en breve se estrenará Fences, dirigida por Denzel Washington.

Rachel Morrison


Rachel Morrison (1978) no sólo ha hecho valer su estilo en películas como Fruitvale Station o Dope, sino que se va a convertir en la primera directora de foto que se responsabiliza de la imagen de una película de Marvel. Estamos hablando de Black Panther, que dirigirá Ryan Coogler, con quien trabajó en Fruitvale Station, y que debería llegar a nuestras pantallas en 2018.

Ellen Kuras


Kuras (1959) es parte responsable de una de las películas más icónicas del siglo XXI. Sí, hablamos de ¡Olvídate de mí!, de Michel Gondry, cuya atmósfera de ensueño es aún hoy insuperable en más de un sentido. Ha aportado su talento a unos cuantos filmes de Spike Lee, Gondry o Rebecca Miller, además de colaborar junto a Emmanuel Lubekzi para la foto de El árbol de la vida (2011), de Terrence Malick. Dos datos más completan su biografía: estuvo nominada al Oscar al mejor corto documental en 2009 por The Betrayal, y ayudó al fallecido Harris Savides con la fotografía del anuncio de Scorsese para los cavas Freixenet, The Key to Reserva.

Maryse Alberti


Junto a Kuras y figuras como Sandi Sissel, Lisa Rinzler o Nancy Schreiber, Alberti(1954) es otra decana del cine estadounidense a pesar de su nacionalidad francesa. Uno de sus últimos trabajos, Belleza oculta (David Frankel), llega también con la Navidad, y para quien quiera averiguar porqué es una de las directoras de foto más respetadas recomendamos el visionado de Creed: La leyenda de Rocky (Ryan Coogler, 2015), La visita (M.N. Shyamalan, 2015) o Freeheld (Peter Sollett, 2015), entre sus trabajos recientes, además de clásicos como El luchador (Darren Aronofsky, 2008), Velvet Goldmine (Todd Haynes, 1997) o Happiness (Todd Solonz, 1997).

Reed Morano


Debutó como directora con el drama Dentro del dolor (2015), pero Reed Morano(1977) es una profesional conocidísima del indie americano. Tanto que hasta Beyoncé ha contado con ella para la imagen de su álbum visual Lemonade. Entre sus trabajos más conocidos, la foto de Frozen River (Courtney Hunt, 2008), por la que fue nominada al Indie Spirit Award, y la foto de The Skeleton Twins (Craig Johnson, 2014).

Jeanne Lapoirie


Otra figura francesa que se ha convertido en global: Jeanne Lapoirie (1963) comenzó su carrera en los años 80 y desde entonces no ha parado de trabajar, dejando tras de sí una filmografía abundante. Suya es la foto de Un amor de verano(Catherine Corsini, 2015), Gett: El divorcio de Viviane Amsalem (Ronit y Shlomi Elkabetz 2014), Michael Kohlhaas (Arnaud des Pallières, 2013), Independencia (Raya Martin, 2009), La posibilidad de una isla (Michel Houellebecq, 2007), Les revenants(Robin Campillo, 2004) o Es más fácil para un camello… (Valeria Bruni Tedeschi, 2002).

Ari Wegner


Para concluir, la australiana Ari Wegner (1984) se ha situado como algo más de una joven promesa después de que Lady Macbeth, de William Olroyd y en la que trabaja como directora de foto, conquistara a los congregados en el pasado Festival de San Sebastiáa. A pesar de su juventud, los largometrajes y cortometrajes en los que ha participado han recorrido Venecia, Rotterdam o Cannes, por lo que parece que por el momento Wegner pisa fuerte.

Fuente: http://www.cinemania.es/

México. Científicas en la agenda 2017 de INMUJERES

* En la agenda “Las Mujeres en la Ciencia” es posible conocer la vida y trayectoria de destacadas mexicanas desde la primera médica en México hasta las que están hoy día...

Con la finalidad de reconocer la labor y trayectoria de las mujeres científicas en México e incentivar a las nuevas generaciones a elegir profesiones relativas a éste ámbito, el Instituto Nacional de las Mujeres, imprimió una agenda denominada “Las mujeres en la Ciencia”. 

Con más de 200 efemérides y 12 mujeres encabezando cada uno de los meses del año, esta agenda rinde tributo a las mujeres que han hecho aportaciones relevantes en la ciencia en México y a nivel mundial. 

Destacadas en diversas disciplinas como medicina, astronomía, matemáticas, biología, química, biotecnología, física, entre otras, las mujeres han logrado dejar huella y realizar importantes aportaciones. 

En la agenda “Las Mujeres en la Ciencia” es posible conocer la vida y trayectoria de destacadas mexicanas desde la primera médica en México hasta las que están hoy día en sus laboratorios utilizando o desarrollando tecnología de punta. 

En la investigación realizada para este proyecto, destaca que una gran mayoría de éstas mujeres que hoy gozan de reconocimiento nacional e internacional, cuando eran pequeñas no fueron estimuladas para estudiar algo relativo a las ciencias y en muchos casos tenían desconocimiento de que algunas carreras si quiera existían. 

En algunos casos, familiares intentaron persuadirlas de que las ciencias no eran campo para las mujeres, pero todas ellas lograron desmantelar ésta creencia. 

Por ello, el INMUJERES, a través de ésta agenda, busca no sólo difundir el papel tan destacado de las mujeres en la ciencia en México, sino dar cuenta de estas historias de vida que puedan inspirar a más mujeres y niñas a desarrollarse en éstos ámbitos. 

Las mujeres que están en las portadas con las que inicia cada uno de los 12 meses son: Matilde Montoya, primera medica mexicana; Helia Bravo, Botánica mexicana; María Elena Caso Muñoz, que basó su trabajo en el estudio de los Equinodermos y marcó una pauta para el estudio de las Estrella de Mar en México y en el mundo; Enriqueta González Baz, una de las cinco mujeres fundadoras de la Sociedad Matemática Mexicana.

También fueron incluidas María Victoria de la Cruz Toyos, especialista en Embriología; Evangelina Villegas Moreno, Bioquímica, especialista en cereales, obtuvo el premio Mundial de Alimentación; María Teresa Gutiérrez Vázquez de McGregor, Geógrafa; Herminia Pasantes Ordoñes, Bióloga que estudió los mecanismos moleculares del edema cerebral.

Y en los últimos cuatro meses abren cada mes Lida Silvia Torres Castilleja, primera mexicana en obtener un doctorado en Astronomía; Patricia Ostrosky Shejet de Wegman, pionera en Farmacogenética; Susana López Charretón, Viróloga especializada en rotavirus, y Blanca Elena Jiménez Cisneros, Ingeniera especializada en el tratamiento y reutilización del agua.

Por Gabriela Ramirez
Fuente: SemMéxico, Cd. de México

enero 18, 2017

CEPAL: La autonomía de las mujeres es un requisito imprescindible para alcanzar la igualdad de género en la región

Entrevistada en el programa “Horizontes CEPAL”, María Nieves Rico, Directora de la División de Asuntos de Género, alerta que al menos 12 mujeres son víctimas de femicidio cada día en América Latina y el Caribe.



“La autonomía de las mujeres es un requisito necesario e imprescindible para alcanzar una verdadera igualdad de género” en la región, señala María Nieves Rico, Directora de la División de Asuntos de Género de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en el cuarto capítulo de“Horizontes CEPAL”, nuevo programa multimedia de este organismo regional de las Naciones Unidas.

En una entrevista en profundidad, la funcionaria aborda el proceso de construcción de la agenda regional de género durante las últimas cuatro décadas bajo el enfoque de derechos humanos e identifica los principales retos relacionados con la autonomía de las mujeres en tres dimensiones clave: física, económica y en la toma de decisiones.

Los datos oficiales de los países indican que al menos 12 mujeres son asesinadas en promedio cada día en la región por el solo hecho de ser mujeres, alerta Rico en el programa.

“América Latina y el Caribe es la región del mundo con mayores avances en legislación sobre violencia contra las mujeres”, pero la voluntad política expresada en esas normativas no es suficiente para erradicar este flagelo que se sustenta en patrones culturales patriarcales enquistados en las sociedades latinoamericanas y caribeñas, explica.

Justamente la Estrategia de Montevideo, aprobada durante la XIII Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe realizada a fines de octubre de 2016 en Uruguay, identifica estas prácticas como uno de los nudos estructurales de la desigualdad de género en la región, observa la funcionaria.

“La Estrategia de Montevideo –especifica- se adoptó para la implementación de la agenda regional de género y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la nueva Agenda 2030”.

Durante la entrevista, María Nieves Rico comparte algunos de los principales indicadores incluidos en el documento Autonomía de las mujeres e igualdad en la agenda de desarrollo sostenible, presentado en la cita en Uruguay. Menciona, por ejemplo, que una de cada tres mujeres en la región no tiene ingresos propios y que más de la mitad (55%) no tienen ingresos propios o perciben montos inferiores al salario mínimo mensual de su país. Entre las que reciben ingresos, 23,6% tienen ingresos personales inferiores a una línea de pobreza.

La especialista recuerda también que América Latina y el Caribe fue la primera región del mundo en tener leyes de cuotas para aumentar la participación de las mujeres en los cargos de representación popular, sin embargo, en ningún nivel de la toma de decisiones en los poderes del Estado las mujeres superan hoy el 25% (alcaldías y ministerios) o el 30% (parlamentos y tribunales de justicia), apunta.

“La igualdad de género no es solo igualdad de oportunidades, sino también de resultados”, enfatiza Rico en el programa.

Los capítulos previos de “Horizontes CEPAL” ofrecieron entrevistas exclusivas con la Secretaria Ejecutiva, Alicia Bárcena, y otros directores del organismo regional. Las próximas ediciones seguirán abordando los distintos temas que forman parte del programa de trabajo de la Comisión, especialmente aquellos relacionados con la nueva Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Se invita a los canales de televisión y a las emisoras de radio a reproducir libremente los contenidos de “Horizontes CEPAL”, citando la fuente (CEPAL). Aquellos medios de comunicación que requieran segmentos de alta calidad de este programa (audio y/o video) podrán solicitarlas directamente a la Unidad de Información Pública de la CEPAL, en los contactos indicados más abajo.

Más información:


Para consultas, contactar a la Unidad de Información Pública de la CEPAL.

Correo electrónico: prensa@cepal.org; teléfono: (56) 22210 2040.

Mujeres de Bangalore se organizan y protestan contra acoso callejero

Imagen retomada del portal Tribuna Feminista

El pasado 7 de enero, dos grupos de mujeres trabajadoras y estudiantes salieron a las calles de la ciudad de Bangalore (ubicada en el sur de la India) para protestar por el acoso callejero masivo que se produjo la noche de fin de año y demandar una ciudad más segura, libre de agresiones machistas.

Algunos líderes políticos, como el ministro del interior G. Parameshwara, restaba importancia a estas agresiones argumentando que “estas cosas pasan” y criticando a las mujeres jóvenes porque, según él, “imitan no sólo la forma de pensar sino también la forma de vestir de las mujeres occidentales”.

Ante estas reacciones, un grupo autónomo de mujeres llamadas “Night in My Shining Armour” (“la Noche de Mi Armadura Brillante”) llamaba a que el 11 de enero las mujeres de Bangalore se volvieran a reunir y a salir para reclamar las calles en una, y desmontar así el estigma que existe sobre las mujeres que salen de sus casas después de que anochezca, en una acción que han llamado “I Will Go Out”.

Una de las organizadoras del evento declaraba que “esto es sólo el principio. Estamos planeando organizar más eventos como éste, y también tener debates públicos y marchas por los vecindarios”. Y esto lo defendía porque “el incidente de fin de año es preocupante, pero no nos choca. India tiene uno de los niveles más bajos de denuncias por agresiones sexuales. Es necesario cambiar las mentalidades para que todas las advertencias no giren en torno a lo que las chicas pueden y no pueden hacer”.

Al mismo tiempo se han lanzado peticiones en Change.org para exigir justicia y un entorno seguro para las mujeres en Bangalore y también peticiones para exigir una disculpa pública al ministro Parameshawara por sus declaraciones.


Fuente: Tribuna Feminista.

enero 17, 2017

Artistas marroquíes que vienen a ocupar su mitad del cielo (y del suelo)


'SuperOUM' de Fatima Mazmouz. MUSEO MOHAMMED VI

Son la mitad del cielo, también del cielo magrebí, pero su representación pública sobre la tierra, en la Tierra, dista de cubrir esa buena mitad de suelo. Afortunadamente, el arte femenino, aunque minoritario, viene siendo el que amplifica la voz de la mitad silenciada del cielo. Son la mitad no obediiente del mundo.

“Estas mujeres se preguntan sobre el universo en el que han vivido, pero con el destino en sus manos. Las reglas del juego patriarcal indican que el pasado y el futuro están escritos por ellos, y por eso hay que actuar. Desde el momento en que ellas deciden voluntariamente formar parte del arte tienen el destino en sus manos. A ellas no se les dicta su pasado ni su porvenir; resisten dentro de la sociedad patriarcal, justamente a través de su aventura artística, escribiendo la historia con su propia mano. Y con este tipo de acción artística, pero también la profesional, la científica y la cotidiana, las mujeres tenemos el compromiso de tomar el destino en nuestras manos”, explica Rim Laâbi, comisaria de la exposición Femmes, artistes marocaines de la modernité (1960-2016) (Mujeres, artistas marroquíes de la modernidad 1960-2016) que puede visitarse hasta el emblemático 8 de marzo en el Museo Mohammed VI de Arte Moderno y Contemporáneo de Rabat, en Marruecos .

La reunión de estas 26 artistas que se expresan en varios soportes (pintura al óleo, acrílicos, acuarelas, grabados, instalaciones, fotografías y piezas de videoarte) quiere “poner en cuestión el tema de la visibilidad de las artistas plásticas en Marruecos y en el mundo, en general”, en palabras de la comisaria.

Obra de Amina Agueznay. MUSEO MOHAMMED VI

Puede que el recorrido que, según Laâbi, pretende “alejarse de la moda y las referencias históricas” resulte incompleto o con lapsus temporales demasiado marcados, lo que no le resta valor a la apuesta. No es esta una iniciativa menor del gran centro de arte contemporáneo que se inauguró en la capital magrebí hace dos años, si consideramos que la obra de estas mujeres ocupa las salas centrales del museo que, a partir de abril, llenará Pablo Picasso y que antes habitaron Alberto Giacometti o César Baldaccini.

Las seis secciones que integran la muestra están hechas por diálogos que no respetan la cronología. Aun así, el punto de partida lo constituyen óleos realistas de Meriem Meziane (Melilla, 1930), realizados en los años 50.

Tras ese breve prólogo figurativo, Chaïbia Tallal (El Jadida, 1929-Casablanca, 2004) aparece nítida en el horizonte de la primera sala. Es reconocible su trazo auténtico, con esa frescura de la niña que no le dejaron ser y que emergió un día, autodidacta, espontánea, ya madre, ya sola, ya mayor. Sus cuadros sin imposturas, entre los que destaca Los pescadores, están rodeados por las obras primitivistas de sus herederas y, en especial, por las estatuillas lúdicas de Monia Abdelali (Agadir, 1964), plenas de sarcasmo sobre las obsesiones de su sociedad, humorísticas referencias a la libertad y la condición de las mujeres como objetos siempre observados y tutelados (como sugería John Berger enModos de ver). Dentro de esta serie, un buen exponente de pop africano es la heroína del escote (madre con cuchillo en la cintura y los guardianes religiosos de la moral a sus pies) .

Obra de Ahlam Lemseffer. MUSEO MOHAMMED VI

Atravesando la sala de las caricaturas de la resistencia pop —la de la ‘mano que piensa’, según la clasificación de la curadoría— llega el momento de la luz interior y la abstracción lírica de Monia Touiss (Tetuán, 1971), que vive y trabaja en España, y quizá sea por ello que se adivina en sus obras la huella del maestro Saura. Cerca de ella, hay una obra secuencial que es el paisaje abstracto después de una batalla, de Ahlam Lemseffer (El Jadida, 1950), cuyos tres elementos invitan al espectador a desplegar muchos otros sentidos a la abstracción.

El apartado La vida en los pliegues quizá sea el más marroquí, o en el que la tradición magrebí de cerámica, piedras, tapicería, bordados y tinturas sobre cuero se pone de relieve y en valor. La arcilla y el carbón, los tejidos y el macramé dominan la sala para decir de otra manera y, sin embargo, evocar los gritos de los zocos, las manos ajadas, los elementos de la tierra y la existencia entre fisuras. Efectivamente, alejados del folklore y el exotismo, allí están los interesantes trabajos tridimensionales de Ikram Kabbaj (Casablanca, 1960) y Fatiha Zemmouri (Casablanca, 1966).

Amina Agueznay (Casablanca, 1963), Soukaina Aziz El Idrissi (Casablanca, 1985)y Fatima Mazmouz (Casablanca, 1974) han elegido pender en telas e hilos desde el techo. La leve brisa del visitante deja ondulaciones que las instalaciones replican; nos movemos luego se mueven, las sombras y las obras. La sensorialidad altera el paisaje que la (primera) vista ha ordenado. Conmueven particularmente las 74 siluetas de mujer embarazada en telas de tapicería que componen Super Oum de Fatima Mazmouz. Perfiles de mujer como hipocampos. Así, Lo que puede el cuerpo, es el título de la sección que ha elegido la comisaria.

La parte de los sueños también está hecha de pesadillas. Hay en este apartado muchas referencias a las particulares exigencias que pesan sobre la mujer musulmana, en el espacio público, en el familiar, en la intimidad. ¿Quién sabe si son gotas de sangre o pétalos las manchas en las bellas acuarelas de Amina Rezki (Tánger, 1962)?

Obra de Dalila Alaoui. MUSEO MOHAMMED VI

Hay dramatismo en el cuerpo representado y en su ausencia, en su evocación por los objetos, como en la instalación de Dalila Alaoui (Casablanca, 1958). La espera es siempre femenina y siempre decepción. Otros sueños, los de la expresión pictórica de Mariam Bouzid Souali (Targuist, 1989) llevan el tabú incrustado en lo cotidiano.

Por fin, Kenza Benjelloun (Casablanca, 1966) dedica algunas obras (videoinstalación, objetos y fotografías) al compendio del patriarcado. Son obras rabiosas, casi militantes, que no dejan lugar a dudas sobre la proclama de la mujer que, como decía John Berger, ha sido educada para examinarse continuamente, y que se rebela contra ese destino de ser solo objeto de aprecio o desprecio de los hombres.

"Nacer mujer ha sido nacer para ser mantenida por los hombres dentro de un espacio limitado y previamente asignado —afirmaba Berger—. La presencia social de la mujer se ha desarrollado como resultado de su ingenio para vivir sometida a esa tutela y dentro de tan limitado espacio. Pero ello ha sido posible a costa de partir en dos el ser de la mujer. Una mujer debe contemplarse continuamente. Ha de ir acompañada casi constantemente por la imagen que tiene de sí misma".

Concluye la comisaria Rim Laâbi: “Si los estudios antropológicos nos dicen que la dominación masculina está naturalizada en todo el mundo, pero aun más en países como el nuestro, estas mujeres amplían nuestros horizontes, escribiendo su Historia. En este caso, las respuestas no son interesantes, lo que importa es abrir el debate: ¿por qué no hemos aceptado apenas el aporte de las mujeres al arte?”.

Fuente: El País